La apuesta por el packaging sostenible

La controversia por el uso del plástico en los envases ofrece varias lecturas. Por un lado los plásticos y complejos derivados del mismo son una solución excelente para la conservación de los productos: son baratos, permiten una personalización total del envase y garantizan a través de diferentes barreras una larga vida a su contenido. Prácticamente la mayoría de estos envases publicitan que para su reciclado deben depositarse en el contenedor amarillo. La realidad es que al estar conformados por diferentes capas de material unidas entre si, es imposible separarlos para su posterior aprovechamiento. El resultado es que estos envases terminan su vida útil enterrados, quemados o sólo aprovechados parcialmente por alguno de sus elementos (tapones, aluminio, etc…). Su utilización a día de hoy es apabullante.

Las opciones para solucionar el problema del reciclado para por dos opciones: implantar una tecnología que logre separar los diferentes materiales (polietileno, poliamidas, etc…) y que además neutralice las tintas y colas; o proponer nuevas formas y materiales para el packaging. La primera de la opciones es a día de hoy imposible, no existen las plantas de aprovechamiento de residuos con la tecnología apropiada para poner en valor este tipo de envases. La otra opción es optar por nuevos materiales, bien más aprovechables para el reciclado o que sean degradables o compostables sin llegar a contaminar. Existen en el mercado soluciones en este sentido, pero su alto precio y las limitaciones técnicas para el envasado de larga duración imposibilitan una implantación masiva. Igualmente, el que estos envases sean compostables, chocan con una política de residuos que no contempla el tratamiento a gran escala del compost.

Con estas premisas, y en un mercado cada vez más sensibilizado con los productos sostenibles, distribuidores y clientes reclaman soluciones que permitan un packaging totalmente reciclable. Y lo piden a un precio razonable y que recompense el esfuerzo que muchos productores y fabricantes hacen para conseguir bienes más respetuosos con el medio ambiente. Y algo está cambiando.

Nuestro packaging sostenible patentado está basado en el uso principal del papel, y el del plástico cuando es necesario para la conservación de los productos. Para garantizar el correcto reciclado del envase, el papel y el plástico son separables. Al tratarse de elementos sencillos y no multicapa, son perfectamente  aprovechables con el sistema actual de recuperación de residuos. Las ventajas que ofrece Iberbag son claras:

  • Reducción de al menos el 50% de material plástico
  • Las tintas y colas son al agua
  • El papel proviene de bosques sostenibles certificados
  • Permite incorporar a los envases una ventana que facilita la visión del producto
  • Variedad de tipologías de envase que se adaptan a las actuales máquinas de envasado

Los casos de éxito de este packaging vienen refrendados por la satisfacción del cliente, la mejora de la imagen del producto y por supuesto un aumento de las ventas.

Descubra cómo esta solución de Iberbag puede aportar valor a su negocio y hacer su packaging totalmente sostenible.

+ info: hola@iberbag.com // +34 983 47 24 24

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *