Plástico reciclado: ejemplo de sostenibilidad

El plástico está permanentemente presente en nuestra vida: en la ropa que vestimos, nuestros móviles, vehículos y por supuesto en envases y bolsas. Asistimos a una campaña contra el uso del plástico, especialmente las bolsas, quizás por la visibilidad de este producto frente a otras manifestaciones de este material. La «demonización» de la bolsa de plástico ha llevado a crear una legislación específica para reducir su uso y penalizar a aquellos que opten por este material. Esta política ha llevado a muchos empresarios y profesionales a optar por bolsas de papel (más caras y menos resistentes) o las llamadas bolsas de «rafia» que en su mayoría son también plástico. Desde Iberbag apostamos por envases sostenibles tanto en plástico como en papel. Estamos convencidos de que el plástico correctamente usado y gestionado no sólo no contamina sino que además favorece un uso responsable de otras materias primas. Una bolsa liberada en el medio ambiente sin control contamina, pero en cambio, depositada en el lugar adecuado para su reciclaje permite dar al plástico una segunda vida. Es el principio de la sostenibilidad.

Con esta filosofía hemos fabricado nuestras bolsas con material plástico reciclado. Resistentes, reutilizables, reciclables y personalizables. Avaladas por el sello Blue Angel, que certifica un uso mayoritario de fuentes reciclables y garantiza un menor impacto en el Medio Ambiente.

¡Descúbrelas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *